17 kilómetros de archivos en el subsuelo del Raval

17 kilómetros de archivos en el subsuelo del Raval

Bookmark and Share

 / https://www.lavanguardia.com/

Un auténtico tesoro se esconde en cuatro plantas bajo el suelo en el Raval. Su valor, sin embargo, no se mide por el dinero, sino por la historia que acumula. Se trata de 17 kilómetros de estantes y volúmenes que guardan la memoria de siglos de vida barcelonesa recopilada por los notarios y otros funcionarios desde el año 1142. En esa fecha está datado el documento -un pergamino- más antiguo del incalculable fondo del Archivo Histórico de Protocolos de Barcelona, celosamente custodiado bajo la sede del Col·legi de Notaris de Catalunya. Es, junto con los de Génova y París, uno de los archivos notariales de referencia mundial.

Fuente original: 17 kilómetros de archivos en el subsuelo del Raval.

El archivo cuenta con un total de 183.500 volúmenes, de los que 40.000 corresponden al fondo histórico de protocolos de Barcelona. Se entiende por protocolo el conjunto de registros realizados por un notario durante un año. El fondo documental del Col·legi de Notaris constituye, pues, una fuente de suma importancia para los investigadores e historiadores. Los documentos pueden consultarse siempre que tengan una antigüedad superior a los 100 años.

El archivo está bajo la sede del Col·legi de Notaris de Catalunya

El archivo está bajo la sede del Col·legi de Notaris de Catalunya (Xavi Casinos)

La ubicación del archivo ha ido variando a lo largo del tiempo. Originariamente, hacia los años 80 del siglo XIX, tras aprobarse la ley que regula los archivos de protocolos, se instaló en la planta baja del colegio, en la calle Notariat, 2-4. En 1928, se amplió tras la compra de un edificio al lado de la sede colegial. Tras la guerra civil fue cuando el archivo adquirió su gran impulso. Se inventarió y se abrió a la consulta. Finalmente, en los años 90 del siglo XX, se construyeron las actuales instalaciones subterráneas, que se dotaron de la tecnología más moderna para asegurar su conservación.

En los últimos años, se ha procedido a la digitalización de los protocolos medievales, 5.305 volúmenes entre finales del siglo XIII y el año 1500. Una selección de 900 volúmenes se puede actualmente consultar a través de la web www.notarisdecatalunya.org. Además de en el subsuelo de la calle Notariat, hay dos depósitos más en la calle Entença y en Molins de Rei.

Documento notarial de la compraventa de terrenos en 1881 para la construcción de la Sagrada 
Família

Documento notarial de la compraventa de terrenos en 1881 para la construcción de la Sagrada Família (Xavi Casinos)

El fondo documental del archivo es una fuente casi inagotable para los investigadores. En una sala se muestran algunos de los documentos incluidos en sus volúmenes. Entre ellos, la noticia de la muerte de Fernando el Católico, el 23 de enero de 1516. También algunos testamentos históricos, como el de Pau Claris, que fue presidente de la Generalitat entre 1638 y 1641. O el que realizó antes de su ejecución Santiago Salvador, el anarquista que protagonizó el sangriento atentado con bomba en el Liceu el 7 de noviembre de 1893. Su único legado fue una fotografía para su esposa e hija.

No menos interesante es el tercer y último testamento de Jacint Verdaguer, en el que es patente su firma temblorosa, y el del pedagogo Francisco Ferrer y Guardia, fusilado tras ser acusado de instigar los sucesos de la Setmana Tràgica. Junto a estos, otros documentos notariales de interés, como una compraventa de terrenos en 1881 para la construcción de la Sagrada Família y unos planos de Antoni Gaudí del Park Güell. En fin, una de esas maravillas de Barcelona desconocidas para el gran público.

Etiquetado con: