Categorías

Nube

Plan de lectura del País Vasco

Share on LinkedIn
Share on Facebook

Plan de lectura del País Vasco « cambiando de tercio.

Txetxu Barandiarán 19-04-2012

Ayer se presentó en la Comisión de Cultura del Parlamento Vasco el Plan de Lectura del País Vasco.

Fruto de un trabajo de más de un año, de muchos contrastes, de bastante pulir y definir.

El proceso en el que he estado implicado creo que ha merecido la pena.

Ha sido un lujo poder contrastarlo con bastante gente, ver cómo ha sido recibido en las distintas presentaciones, recibir un número importante de aportaciones y matices siempre desde una crítica constructiva.

De fondo ha estado una reflexión de José Antonio Millán de hace ya algún tiempo pero que quizás nunca se había visto plasmada en un plan: La lectura como llave para la sociedad del conocimiento y de ahí la idea fuerza centralcon la que se quiere expresar el sentido del mismo:

“En la actualidad, la inteligencia es la materia prima necesaria y de mayor valor que tiene nuestra sociedad, de ahí que el Plan defina la lectura como el instrumento para ejercitar la inteligencia, para convertirla en innovación y para traducir esa innovación en riqueza y progreso”

Se ha apostado porque sea:

- un plan abierto y en proceso

- un plan pensado para los ciudadanos

- centrado en la lectura y no en los libros que son una de las mediaciones

- que intente tener en cuenta los nuevos canales y soportes

y con seis ideas fuerza que aquí traslado:

1. Leer para aprender
La lectura es la herramienta básica de acceso al conocimiento. Un plan de lectura parte necesariamente de la formulación de proyectos dirigidos a mejorar o  generalizar la presencia del hecho lector de calidad, como piedra angular, tanto del sistema de enseñanza como de la formación más vinculada al desempeño laboral o a la educación de adultos.
2. Leer para innovar
El modelo productivo contemporáneo tiene como motor a la industria tecnológica, basada en la generación, distribución y explotación de la información. Las empresas de los sectores de mayor valor añadido exigen un capital humano dotado de avanzadas competencias de lectura y escritura. Las economías más dinámicas y generadoras de los mayores niveles de riqueza coinciden con los países con los índices de lectura más elevados.
3. Alfabetización
Una sociedad lectora es una sociedad que trabaja por alcanzar los mayores índices de alfabetización posibles. La alfabetización requerida en este siglo es mucho más exigente y compleja que la referida a la capacidad para descodificar un texto escrito. Alfabetización tiene hoy un carácter no cerrado debido a la globalización del acceso y el intercambio de información: alfabetizarse supone saber encontrar la información, seleccionar las fuentes, caracterizarlas y jerarquizarlas, comprenderlas en el mayor número posible de lenguas, saber interpretar su relevancia en los diferentes niveles de especialización técnica y ser competente para su uso racional. El PLPV debería inducir a un salto cualitativo en la alfabetización en información, en
comprensión lectora o en formación de usuarios, en definitiva en el impulso de la “literacidad” de los ciudadanos vascos.
4. Leer es crear
Para una adecuada priorización de proyectos sería imprescindible entender que hoy más que nunca leer es escribir, leer es dialogar y leer es crear. El lector contemporáneo, especialmente los lectores más jóvenes, los nativos digitales, entienden el acto de leer como un proceso en dos sentidos y de carácter fundamentalmente activo. El texto, la música o la imagen son desmenuzados y vueltos a ensamblar por los lectores con un resultado diferente al propuesto por parte del autor original. El PLPV debería albergar todo un bloque de iniciativas dirigidas a potenciar la creatividad en los nuevos medios digitales.
5. Compartir la lectura
Los social media ofrecen la posibilidad de creación más rápida y democrática de una comunidad de lectores. Las redes multiplican de forma exponencial las posibilidades de compartir la lectura, favoreciendo un enfoque colectivo al acto de leer frente a la faceta más acusadamente individual. Hoy vemos que la lectura vuelve a ser compartida (como hace siglos) y las investigaciones indican que así se favorece la comprensión lectora. La utilización de las potencialidades de la conversación debería ser otro de los puntos fuertes del PLPV.
El punto de partida en el País Vasco es especialmente favorable gracias, por ejemplo, a la fortaleza del movimiento de Tertulias Literarias. El concepto de lectura dialógica asentado en dicho movimiento puede ser un punto de apoyo fundamental para la capilaridad y la profundidad de la actuación que en este terreno pueda llevarse a cabo en el marco del Plan. Esto hace recomendable canalizar esfuerzos desde la estructura de proyectos del Plan hacia las Tertulias Dialógicas de la CAPV.
La nueva relevancia de lo social debe ser contemplada en el PLPV de una forma muy especial para el ámbito educativo, el cual, por cierto, supera el entorno de la educación obligatoria y formal. Es necesario incorporar experiencias vinculadas al aprendizaje social:
a. Jugar es leer: en este plano tendrán sentido los proyectos que potencien la capacidad para experimentar como una forma de aprender a resolver problemas.
b. Apropiarse de la información: potenciar esta competencia supone trabajar con herramientas que impulsen la facultad de reinterpretar y reutilizar contenido de texto y multimedia por parte de los más jóvenes (se relaciona también con el eje 4, ref erido a la creatividad).
Esta competencia puede verse reforzada si se integra en el planteamiento de Eskola 2.0.
c. Construir pensamiento de forma colectiva: trabajar en dinámicas de pensamiento distribuido, ya que hoy hay herramientas muy potentes para ello.
d. Construir narraciones y experiencias siguiendo el producto de una creación y teniendo, además, la capacidad de hacerlo a través de diversos medios.
e. Leer es “transaccionar” con el texto y esto hoy significa que se debe aprender a trabajar en el seno de diversas comunidades, percibiendo y respetando las diferentes visiones, y comprendiendo la utilidad de asimilar valores y normas del “otro”.
6. Leer para convivir
Desde un plano más general al propio del aprendizaje y al del desempeño de competencias básicas para el acceso y el tratamiento de la información, la estrategia de lectura debe aspirar a retomar el impacto del hecho lector sobre la convivencia ciudadana. Si se afirmaba que la lectura habilita para la transacción y que permite conocer los valores, las normas y las aspiraciones de los demás, la estrategia debe dirigirse también al refuerzo de la potencialidad de la lectura como canal para la convivencia.

En este enlace disponéis de toda la documentación y cualquier sugerencia y aportación será bien recibida.

No quiero olvidarme del estupendo clima de trabajo que ha existido con laFundación Germán Sánchez Ruipérez en su trabajo a lo largo de todo este tiempo de asesoría.

Su capacidad de sugerir, motivar e implicarse ha sido un auténtico lujo.Tampoco quiero olvidarme de todos los agentes de Euskadi que han estado presentes en el proceso.

Sin ellos, sin su interés y sin su trabajo durante años por la lectura esto tampoco habría sido podible.

Esperemos que ahora el papel y la función de la lectura cale más y más hondo en la sociedad.

Leave a Reply

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>