“Ahora ya todos trabajamos para las GAFA sin cobrar”

“Ahora ya todos trabajamos para las GAFA sin cobrar”

Bookmark and Share

Yann Moulier-Boutang, economista; acuñó el concepto de renta básica universal

Tengo 67 años, pero me siento como si tuviera 66. Nací en París y enseño en Shang

Fuente original: “Ahora ya todos trabajamos para las GAFA sin cobrar”.

Que paguen
Cuando la mecanización de telares envió al paro a miles de obreros, David Ricardo predijo que sólo sería un desajuste temporal. Pero la depauperación de las clases bajas duró 70 años más. Ricardo demostró que se había equivocado porque, pese a la miseria creciente, los capitalistas seguían recortando los sueldos para aumentar sus beneficios. Moulier apunta que las megatecnológicas hoy tampoco moderan los suyos, por lo que debemos instaurar mecanismos como la renta universal o los complementos para salarios bajos antes de que nuestros barrios se llenen de Oliver Twist. Para financiarlos, Google y las demás GAFA deben dejar de eludir impuestos en el coladero fiscal para multinacionales que es hoy la UE.

yo veo muchos de mis alumnos sin empleo, pero están todo el día trabajando gratis paralas GAFA.

¿GAFA?

Siglas de G-oogle, A-pple, F-acebook y A-mazon. Todos trabajamos para las GAFA sin cobrar y algunos hasta pagan por trabajar para ellas. Son los telares mecánicos del capitalismo cognitivo. Ya no en Manchester, sino en Silicon Valley.

¿Cómo cree que nos explotan?

Con la última y genial metamorfosis de las relaciones de producción: millones de humanos no cobran ningún sueldo pero dedican gran parte de su vida a generar dividendos para las GAFA.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Veamos de dónde viene el capitalismo cognitivo en perspectiva histórica: el primer capitalismo fue el mercantil con mano de obra esclava.

Aquí tuvimos esclavos hasta 1888.

Occidente prosperaba con el trabajo de los esclavos en las colonias y unos pocos se hacían ricos con él. Le siguió el auge del capitalismo industrial con asalariados. Al principio, el patrón trataba de impedir que el obrero abandonara el empleo y lo hacía vivir junto a las máquinas.

Ahora la obsesión es poder echarlo.

Pero hay residuos de aquel empeño: aún se ata a muchos inmigrantes a salarios muy bajos con la amenaza de perder el visado si buscan otro.

Pero en la sociedad postindustrial el empleo es un bien escaso.

Porque en el capitalismo cognitivo el empresario digital necesita muy pocos empleados.

¿Cómo ganan dinero sin dar empleo?

Ocupando todas las facetas de nuestra vida. La digitalización consiste en poner on line, ergo monetizar, todas las relaciones humanas.

Eso son muchos bytes.

Necesitas billones de datos para que den dinero, por eso sólo cuatro o cinco multinacionales como las GAFA los monopolizan. Y ya son las primeras empresas en capitalización.

Ganan más que la General Motors, las petroleras o los gigantes de otros sectores.

Porque, en los 80 y 90, supieron ver las nuevas Américas por explorar al otro lado de los océanos digitales: conquistarían todo lo que hacemos en nuestra vida y lo convertirían en datos, y los datos, en dinero. Y los conquistadores se lanzaron a por ellas desde Silicon Valley.

Al principio, digital quería decir gratis.

Nadie se daba cuenta de que gratis eran las baratijas con que los esclavistas engañaban a los nativos hasta encadenarlos. Ahora los cuatro big brothers GAFA convierten el gratis en oro. Metemos toda nuestra vida en la red digital universal, que va sustituyendo a la vida real.

Ya no haces amigos, montas la excursión o saludas a la abuela si no es on line.

Y cada minuto que pasamos en pantalla es dinero para las GAFA. Las otras dos esferas de acumulación de plusvalías son las clásicas para el capitalista: los asalariados y el trabajo en negro, Sólo la esfera clásica del trabajo asalariado paga impuestos y seguridad social. Y disminuye: hay menos empleos y están peor pagados.

Las GAFA eluden y aun evaden impuestos.

Es una de las grandes razones de la grave crisis de la fiscalidad del euro, porque nuestras instituciones aún no saben fiscalizarlas. A veces están en connivencia con las multinacionales.

¿Cómo convierten las plataformas digitales nuestras relaciones humanas en dinero?

Se van apropiando de todos los signos que los humanos generamos en el planeta: el presupuesto de una empresa o el cumpleaños de la abuela en Facebook. Es la economía de la atención: cuanta más atención les prestamos, más datos les damos y más rentables son. Los convierten en dinero, acompañándolos de publicidad viralizada, o en información mercancía para venderlos como big data a otras empresas.

¿Crean, transforman o destruyen?

Es una espiral descendente hacia el low cost universal. El capitalismo digital no distingue descanso y actividad: siempre está generando tráfico.Hasta los esclavos descansaban, pero las GAFA digitalizan y monetizan día y noche, festivo o laboral… Y el día de Navidad más.

Eso es mucho, pero que mucho dinero.

Es una revolución monetaria igual que la provocada por la colonización que obligaba a asegurar embarcaciones con grandes sumas que a su vez originaron las bien capitalizadas aseguradoras, bancos, acciones, bolsa… ¡Capitalismo!

Ahora se requiere liquidez suficiente para monetizar toda la actividad humana.

¿Y qué cree que está pasando? Pero no se reparte, sino que se acumula en pocas manos.

Creo que empezamos a percibirlo.

Empresas de hostelería sin hoteles, de taxis sin coches, concentrando beneficios en poquísimas manos. Igual que cuando se industrializó el planeta: la tecnología digital es disruptiva y genera desigualdad, trabajo manchesteriano: envía clases medias al paro o las proletariza.

Por eso se sucedieron las revoluciones hasta los grandes pactos sociales.

Hay que hacer política. Debemos instaurar garantías de bienestar que no dependan de los salarios convencionales, como la renta universal o los complementos a los salarios más bajos. Y hay que gravar a las digitales por ese trabajo que les hacemos sin cobrarles.

Pero la izquierda parece encantada con las plataformas digitales democratizadoras.

Es tan ingenua como la que profetizó al comenzar la revolución industrial que las máquinas liberarían al hombre del trabajo.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *