CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El editor, periodista y escritor Tomás Granados Salinas fue destituido del cargo de gerente editorial del Fondo de Cultura Económica (FCE), que ocupaba desde marzo de 2013, por la presunción de que usurpó funciones de otro funcionario al comunicarse a las filiales del Fondo en el extranjero.

Fuente original: Destituyen e inhabilitan por un año a Tomás Granados del FCE – Proceso.

El propio Granados Salinas informó lo anterior en una carta titulada “Despedida y agradecimiento” enviada por correo electrónico a diversos medios y colegas escritores suyos, en la cual explica que la Contraloría Interna del FCE determinó también su inhabilitación:

“Con esta carta quiero comunicarles que he dejado de ejercer el cargo de gerente editorial del Fondo de Cultura Económica. ¿La causa? –cuestiona y responde él mismo–. La resolución de un funcionario de la contraloría, por la cual estoy inhabilitado durante un año para ‘desempeñar empleos, cargos o comisiones en el servicio público’”.

Y pregunta nuevamente al exponer la causa:

“¿Y por qué merezco la máxima sanción que establece la ley para las faltas que no hayan generado daños y perjuicios, ni beneficio personal o lucro? Por la suposición de que, al comunicarme con mis colegas de las filiales del Fondo en el extranjero, usurpo funciones de alguien más”.

Explica sin embargo que ha ejercido las funciones que asigna el Estatuto Orgánico del Fondo con el propósito de “que las actividades editoriales –desde la recepción y búsqueda de originales hasta las más diversas acciones promocionales, pasando por la contratación y la traducción de obras, la venta de derechos y el establecimiento de acuerdos de coedición– tuvieran el mayor alcance global, suscitaran disfrutes y debates, y conservaran la calidad que ha caracterizado a esta editorial octogenaria”.

El autor de Pretextos para un velorio y Olvidos memorables, entre otros libros, egresado de la licenciatura en matemáticas aplicadas y la maestría en finanzas del Instituto Tecnológico Autónomo de México, quien cursó además la maestría en edición en la Universidad de Guadalajara, explicó a Apro que buscará revertir la determinación de la contraloría, defendiéndose por la vía legal, por lo cual no desea hacer declaraciones por el momento.

Su intención, dice en la carta, no es conservar el puesto “en una de las más longevas y generosas instituciones culturales del país”, fundada en 1934, aunque sí “revertir una sanción que a todas luces considero injusta y agraviante”.

La inhabilitación iniciaría el pasado 5 de febrero, pero debido a “ambigüedades” en el documento, fue hasta el pasado 15 cuando el FCE le confirmó la sanción y le señaló que debía ser acatada. El editor, desea esclarecer que es contra su voluntad y por causas infundadas:

“Lo que me importa es impedir que haya una mancha infundada en la ruta que he recorrido como servidor público que es en lo que ipso facto se convierte un editor al trabajar en el Fondo.”

Cabe recordar que Granados Salinas ocupó antes otros cargos en el FCE y otras instancias:

Entre 2004 y 2006 dirigió La Gaceta del Fondo, de la cual volvió a hacerse responsable en 2011. También fue titular de la Unidad de Planeación Editorial y Proyectos Estratégicos; también tuvo a su cargo la colección “Libros sobre Libros”. Estuvo al frente del desaparecido suplemento de libros Hoja por Hoja entre 1997 y 2009, así como de Libros de México, y de la revista de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, entre 2008 y 2010.

Apro buscó al director del FCE, José Carreño Carlón, quien declinó hacer declaraciones sobre el asunto, pues –argumentó– está en manos de la contraloría.