El tropiezo de Malpaso

El tropiezo de Malpaso

Bookmark and Share

MATÍAS NÉSPOLO / elmundo.es

La librería Malpaso en el Eixample. EL MUNDO

El grupo editorial fundado por Bernardo Domínguez se contrae abruptamente con la salida de cinco editores, un diseñador y el director general, tras un lustro de crecimiento interrumpido.

Fuente original: El tropiezo de Malpaso | Cataluña.

Las primeras señales de alarma surgieron a comienzos de 2017 con el retraso de pago a proveedores y de nóminas. Problemas financieros causados, según fuentes cercanas, por el pinchazo en librerías y la fuerte devolución de las Letras completas del por entonces flamante Nobel Bob Dylan, por cuyos derechos de publicación de toda su obra en castellano la editorial habría pagado a su agente neoyorquino Andrew Wylie más de 250.000 euros. Problemas financieros que fueron subsanados con fuertes y continuas inyecciones de recapitalización provenientes del otro lado del Atlántico, del grupo empresarial DSC (Desarrollo y Servicios de Construcción) del dueño de la casa, el esquivo empresario mexicano Bernardo Domínguez, amigo personal y socio de inversiones en el país azteca de Jordi Pujol Ferrusola.

En todo caso, esas señales de alarma eran contradictorias, porque el grupo editorial Malpaso no había dejado de crecer exponencialmente desde su fundación en Barcelona en 2013, con un restaurante y una librería homónimos en el Eixample; el trasplante en España del histórico sello azteca Jus (comprado por Domínguez en 2004), la adquisición de la editorial independiente Los Libros del Lince y del sello de cómic y novela gráfica Dibbuks; y la absorción de la madrileña Biblioteca Nueva con sus filiales literarias Salto de Página y Minerva.

Ahora ese movimiento expansivo de un grupo «sobredimensionado para su facturación», según declaraciones de Malpaso, se revierte con una abrupta contracción o «ajuste» a fin de «optimizar recursos», a la espera de una nueva ampliación de capitales que se produciría el próximo abril. Ajuste que se concreta con la salida de cinco editores: Pablo Mazo, Julián Viñuales, Patricia Escalona, Juan Antonio Montiel y Lorena Bou, además de uno de los tres diseñadores de su equipo, y del director general de la casa Pere Matesanz (exdirector general de la División de Libros de RBA fichado por Domínguez en agosto de 2017). De todos ellos, salen por voluntad propia Bau y Matesanz, una para incorporarse a Ariel (Grupo Planeta) y el otro para dirigir la cadena Librerías L.

De momento, el grupo estudia la posibilidad de que los editores continúen trabajando para la casa de manera externa y el porcentaje de reducción de novedades en el catálogo del año en curso que podría oscilar entre un 15 y un 20%. Malpaso publicó 190 títulos en 2017 entre todos sus sellos. Hace un año el grupo contaba con 36 empleados en nómina, hoy cuenta con 28 y entre ellos, sólo tres editores: Malcolm Otero y Mireia Lite en Barcelona y Daniel Martínez en Madrid.

Etiquetado con:

Artículos relacionados