Estadísticas versus atomización

Estadísticas versus atomización

Bookmark and Share

Manuel Gil / antinomiaslibro.wordpress.com

Cuando en el año 2008 comenzaba a intuirse, al menos para algunos de nosotros, la que se nos venía encima, algunos editores hablaban del libro como producto refugio, es decir, relativamente inmune a las crisis. El tiempo ha demostrado lo contrario, el libro no escapa a las crisis. Hasta 2014 los informes nos hablaron de una caída del 40%, es decir, el sector perdió 1000 millones de euros en unos años. En 2014, el Informe de Comercio Interior nos informó de que el sector había aumentado su volumen comercial en un 0,6%, cifra que desde amplísimos sectores del libro fue cuestionada.

Fuente original: Estadísticas versus atomización – Antinomía libro.

Con un 22% de paro y la población en descenso, un paro juvenil del 50%, un empobrecimiento de amplias capas de la clase media, unos salarios anémicos cuando no de indigencia, la pretendida recuperación del libro es difícilmente comprensible.

Cuando a comienzos de este año comenzaron a aparecer voces diciendo que el libro continuaba su recuperación, y que el crecimiento en 2015 se situaba en torno al 3%, fuimos también muchos los que abiertamente desconfiamos de la cifra. Para empezar había un problema de método y secuencia temporal. ¿Cómo conocer la situación si el cuestionario estaba siendo enviado en ese momento a las editoriales? ¿O alguien tenía una bolita de cristal?

Los editores que responden al cuestionario descienden de año a año. Si en 2011 había 840 editoriales agremiadas y respondieron al cuestionario el 45%, es decir, 378 empresas, en 2014 había 768 agremiados y respondió el 40%, es decir, 307 empresas. El informe insiste año tras año en un argumento que intenta mostrar que la fiabilidad es elevada y se mantiene, y así señalan: “en torno al 93% de las empresas con mayor volumen de facturación (por encima de 18 millones de euros) contestan a la encuesta, pues esas empresas suponen en torno al 65% de la facturación”. No seré yo quien cuestione estos datos, pero lo que para muchos es una evidencia es que el sector se ha atomizado y desagregado de manera brutal en estos últimos años, lo que conlleva que a mi juicio el informe sea una radiografía borrosa del actual ecosistema del libro.

Hay que añadir también que cuando se cruzan datos de un año a otro hay datos que no coinciden y que llaman la atención. Si se fijan en las dos diapos siguientes, observaran que hay datos que no coinciden entre lo que se informó en 2011 y 2014. Lean los datos correspondientes la comercialización en librerías y cadenas en 2010 y 2011, los datos de ambos informes no son coincidentes. Debo suponer que es un error, pero una reflexión lógica me lleva a pensar que un informe de este tipo debería ser muy riguroso y preciso, al margen de su financiación con dinero público.

Diapositiva3

Diapositiva4

Vuelvo al crecimiento que se ofreció en los datos de 2014. Si se observan las partidas, casi todos los epígrafes de comercialización sufren descensos, el crecimiento está básicamente en dos partidas:  “Otros canales” y “Libro electrónico”. Si aislamos el epígrafe libro electrónico el libro en papel habría descendido cerca del 1%, pero lo preocupante no es eso, sino que el volumen de comercialización al margen de las librerías se acerca peligrosamente al 50%,  e incluso las partidas en crecimiento están fuera del canal librería.

Diapositiva5

Tiendo a pensar que si en el informe de 2015 ofrecen el dato de un incremento del 3%  habrá que mirar las partidas con mucho detenimiento. ¿Se concentrarán en el libro de texto? Pensemos que la pseudo aplicación de la LOMCE habrá supuesto un incremento elevado de ventas para este sector de la edición, ley que como ya he señalado en alguna ocasión nació con la oposición de todo el arco parlamentario y de enseñantes, profesores, alumnos y padres.  En paralelo, soy también de la opinión que el sector ha mantenido un cierto volumen basado básicamente en un fuerte incremento de precios, solamente la materia literatura subió entre 2007 y 2014 un 30% en su precio medio, y  el precio medio general de todas las materias un 14,78%.

Diapositiva2

Pensemos en otro tema también complejo. De los 3109 editores que tuvieron actividad en 2014, 608 publicaron 1 solo libro,  y 1421 editores publicaron entre 2 y 9 libros, ¿cuánto representan comercialmente?, ¿o sus datos no son tan marginales como algunos piensan? Un nivel de concentración tanto en producción como en comercialización muy elevado.

Diapositiva6

Comparto, con muchos analistas del sector, que el libro ha tocado fondo, pero de aquí a hablar de crecimiento parece ciertamente aventurero. Una sencilla consulta al Anuario de Estadísticas Culturales nos dice que el consumo en libros no de texto y prensa y revistas periódicas sigue cayendo, situándose ya en 16 euros por español y año. Datos ciertamente alarmantes.

Diapositiva1

Una conclusión a la que llego es que se hace imprescindible que desde el Ministerio se aborde un estudio en profundidad sobre la pequeña edición, es decir, las empresas que facturan por debajo de los 600.000 euros. En este grupo de empresas está el meollo del asunto. En paralelo, nuevos estudios sobre rentabilidad de las librerías deben ser realizados, y auspiciados por los poderes públicos. Hacen falta nuevos tipos de informes en la medida en que el ecosistema del libro está en un proceso de transformación acelerado. El libro en España necesita de políticas públias serias, políticas de las que en estos años hemos estado huérfanos. Tengo bastante confianza que en un plazo corto de tiempo la cultura y el libro entrarán de manera central al debate público y la agenda política.

Etiquetado con:

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *