La Feria Internacional de libro de Lima 2018 FIL te espera

La Feria Internacional de libro de Lima 2018 FIL te espera

Bookmark and Share

Manuel Gil / antinomiaslibro.wordpress.com

La 23 edición de FIL Lima 2018 se celebrará del 20 de julio al 5 de agosto, con las jornadas profesionales del  23 al 25 de julio y tendrá como país invitado a España, lo cual es una excelente noticia para la edición española, a mi juicio poco dada a visitar esta excelente Feria (por ubicación, servicios y diseño), de la que ya hablé hace algunos meses en este mismo blog.

Fuente original: FIL Lima te espera – Antinomía libro.

En la pasada edición de 2017 recibió más de 547.000 visitantes e incremento las ventas un 23% respecto a la edición anterior. Una feria francamente interesante a la que seguir con atención.

Al ser España país invitado es lógico pensar que acudirá con un pabellón y desplazará autores a FIL Lima. Me gustaría observar también una fuerte presencia de editores en esta edición, no estaría de más que se abriera un paquete de ayudas desde los gremios para que la edición independiente vea in situ una Feria sumamente interesante. Los datos de evolución de las exportaciones a ese país han sido muy estables en estos últimos años, y las expectativas para los próximos son excelentes. Además, las fechas son inmejorables para la edición española. No hay excusas para ver una potente representación de la edición española este julio en Lima. Y al igual que se vio en la pasada edición de la Fil de Guadalajara con el pabellón de Madrid, la edición madrileña debería comenzar a pensar que debe ir a estas ferias con un pabellón propio.

Es evidente que en estos años pasados la presencia de España en las ferias del libro de Latinoamérica ha sido más que mejorable, se ha apreciado una pérdida de visibilidad enorme y el reto es recuperar el espacio y complicidad perdidas. Si se programa el viaje a estas ferias hay que pensar en precios de asistencia muy competitivos y un sistema de ayudas para pequeños editores, es obvio que precios muy altos resultan desalentadores para un amplio perfil de la edición. Corregir la deriva de estos años pasados parece imprescindible, y la presencia masiva de España en FIL Lima 2018 parece más que sensata, al igual que es imprescindible estar en Buenos Aires, Bogotá, Santiago, etc. Se impone un plan de choque que asegure la presencia masiva de la edición española en todas las ferias del libro de América Latina. Hay que vender Marca España, pero también Marca Madrid.

Perú ha vivido lo que muchos economistas denominan una década prodigiosa. Crecimientos del PIB con tasas cercanas al 6%. En estos últimos años ha tenido un parón económico derivado de sobre todo del ralentí de China, entre otros países, menos necesidad de metales y minerales y caída del precio de las materias primas, esto ha conllevado una desaceleración  y una, contracción del gasto público, y por supuesto  un menor consumo interno, descendiendo y debilitándose la inversión.  Aun así el PIB del país fue del 4% en 2016 y del 2,5% en 2017. Las expectativas para 2018 son buenas, se está desarrollando un fuerte plan de reactivación a partir de inversión pública, y con la perspectiva de un fuerte incremento del precio de las materias primas por aumento en la demanda internacional. El dinamismo de la economía peruana es notorio dentro de la región, incluso en un contexto de crisis económica en muchos de los países del continente.

En cuanto  a las magnitudes básicas de evolución del mercado peruano entre el 2000 y el 2016 podemos destacar:

  • Multiplicación de los agentes editores, que pasan de 298 a 994.
  • Crecimiento de la oferta editorial de títulos,  que pasa de  2.001 a 6.443.
  • Incremento constante de los nuevos formatos digitales de edición. Si en  2007 era del 3,8%, en 2016 alcanzó el 12,7%.
  • Es el tercer importador de libros de América Latina, tras México y Perú.
  • Para España es el cuarto mercado en ese continente.
  • La edición española cuanta con 10 filiales en ese país.

Es alentador observar que las compras de España a la edición peruana han aumentado un poquito en estos años, aun así la cifra es bajísima (64.000 euros en 2016).

El esfuerzo realizado por la Cámara del Libro Peruano (CPL) se puede observar en el estudio, desarrollado junto al CERLALC (Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe), Estudio diagnóstico del sector editorial peruano. Esta investigación examina la cadena del valor del libro peruano y explora su potencial en el mercado editorial internacional. El documento es ciertamente importante. Muestro aquí el índice del estudio:

TABLA DE CONTENIDO

Diagnóstico de la producción editorial en Perú

Diagnóstico del comercio editorial de Perú

Los mercados potenciales para el libro peruano

Recomendaciones de política pública para el fortalecimiento de la cadena del libro y la competitividad del sector editorial en el Perú

Recomendaciones en torno a la internacionalización del libro peruano

Propuesta de encuesta

También han presentado la plataforma digital  INFOLIBROS PERÚ, que tiene como objetivo informar sobre las últimas noticias, estadísticas, procesos, novedades, oportunidades, normativas y temas de interés para el sector editorial peruano, con la finalidad de fortalecer la labor profesional de los agentes que lo integran. En la actualidad la CPL trabaja en el desarrollo de una nueva Ley del Libro, la anterior, que databa de 2003, vence en 2018 y no puede ser renovada. Se busca que tributariamente se avance hacia lo que denominan “inafectación” en vez del sistema de “exoneración” actual, que es por tres años, es decir, temporal, y no se puede renovar más. Esto ayudaría enormemente a hacer mucho más competitiva la industria editorial del país, que pasaría a ser considerada un sector estratégico.

Los retos a los que se enfrenta el mundo del libro en ese país son los de dotarse de un Plan de Lectura, y desarrollar el Sistema Nacional de Bibliotecas, éstas son todavía débiles y necesitan un fuerte impulso. Es palpable el esfuerzo de la CPE en el desarrollo de ambos proyectos.

Insisto finalmente en que debería verse en Lima una amplia muestra de la edición española,  editores y fondos deben viajar a Lima. La ocasión y las perspectivas lo merecen. Y si fuese posible, quédense un par de días después de las jornadas profesionales, la gastronomía chifa y la nikkei os impresionarán.

Artículos relacionados