La librería Lello o cómo morir de éxito

La librería Lello o cómo morir de éxito

Bookmark and Share

 / lavanguardia.com

Un gran porcentaje de los viajeros que eligen Oporto como destino tienen en mente visitar la Librería Lello . Resulta curioso, aunque gratificante, que un lugar de estas características se cuele entre los principales monumentos de interés público de la ciudad. Pero cuando el visitante atraviesa las puertas de la fachada neogótica y contempla su imponente escalinata de madera puede llegar a entender el porqué.

Fuente original: La librería Lello o cómo morir de éxito.

Fue en este lugar donde la escritora J.K. Rowling encontró parte de la inspiración para crear la popular saga Harry Potter, pues la biblioteca de Hogwarts encuentra su antecedente en Lello. Un dato que, desde que se popularizó, ha atraído a miles de fans de todo el mundo, hasta el punto de llegar a más de 3.000 visitantes por día. Como no podía ser de otro modo, los ejemplares que más venden son los de la saga del joven mago, “especialmente Harry Potter y la piedra filosofal”, cuenta José Manuel Lello, bisnieto de uno de los hermanos fundadores.

La librería acoge más de 3.000 visitantes al día. Los propietarios han acabado cobrando entrada para así “regular el flujo de turistas”

El éxito del emblemático lugar es tal que sus dueños acabaron teniendo que poner un precio a la entrada con el objetivo de “regular el flujo de turistas y transformarlos en lectores”, explica. Y es que no todo el que acude a este templo de la lectura acaba comprando un libro. Por ello, la familia Lello pensó en motivar dicha compra descontando del precio del libro los cuatro euros que vale la entrada.

Sin embargo, pese a que hace poco más de dos años que se llevó a cabo dicha medida, apenas se pueden contener las hordas de turistas. Las idílicas fotos de las guías turísticas en las que solamente aparecen una o dos personas en su interior, lejos están de parecerse a la realidad, pues en el espacio predominan más los flashes de las cámaras que la intención de buscar algún manuscrito entre las estanterías.

En un inicio, se trató de prohibir hacer fotografías de cualquier tipo, pero se acabó comprobando que esto era algo muy difícil de controlar. Finalmente, se optó por entregar un folleto en la entrada en el que, además de explicar la rica historia que envuelven las cuatro paredes, se recomienda dejar en casa los palos selfie y disfrutar del templo de las letras.

La masificación, más presente si cabe en los días festivos, es el único punto débil que esconde el preciado lugar. Así lo piensa gran parte de los usuarios de webs como Tripadvisor, que, por un lado, reconocen que están ante un lugar realmente bello, pero, por otro, aseguran que en horas punta puede llegar a ser agobiante. Los propietarios aseguran estar buscando una solución, aunque reconocen que es algo “realmente complejo y difícil de controlar”.

No obstante, pese a la espera por entrar en su interior, resulta reconciliador encontrar una ciudad en la que se forman colas por entrar a una librería. Tal vez, con el tiempo, se consiga la fórmula para que todo el que entré acabe leyendo el libro que adquiera.

Etiquetado con: