Las librerías prevén pérdidas del 70 % por la ampliación del banco de libros

Las librerías prevén pérdidas del 70 % por la ampliación del banco de libros

Bookmark and Share

A. PARADA  

La que había sido y es una reclamación histórica de gran parte de los padres, docentes, equipos directivos y las AMPA de todo el territorio gallego está suponiendo un duro varapalo para el sector de librerías y papelerías del pequeño comercio local. Se trata de la ampliación del fondo de libros de texto de la Xunta, que este año llegará a todos los niveles educativos, con la excepción de los primeros y segundos, tanto de primaria como de secundaria. Esta novedad en el arranque de la vuelta a las aulas ya se ha hecho notar en las reservas desde principio de verano y todos los empresarios consultados coinciden en predecir una reducción de las ventas cercana al 70 %.

«Afectounos, pero o peor está por vir, pois estamos a falar de perdas de cantidades masivas», apunta el propietario de un concurrido negocio pobrense. No le cuesta echar cuentas para identificar la bajada en cerca de tres cuartas partes, en relación con el año pasado, porque esta ha sido una sombra que han visto venir de lejos en los últimos cursos, con cada anuncio de la Consellería de Educación potenciando este servicio.

Temores confirmados

«O número de reservas de libros de texto en primaria caeu en picado», explican desde un céntrico establecimiento rianxeiro, que ha visto hacerse añicos la dinámica de cada comienzo del verano, por la que los progenitores más previsores dejaban listos parte de los encargos. «O sistema está moi mal xestionado, pois non sabemos se despois nos atoparemos con libros que non poidamos devolver», precisa el empresario, con dificultades para calcular el estocaje necesario.

La situación no es distinta en Ribeira, donde la dueña de un establecimiento reconoce que «tiñámolo previsto, hai dous anos que a Xunta preparaba isto». En su opinión, esperan un pequeño alivio de los centros educativos de secundaria que no llevan a rajatabla la apuesta por sustituir materiales curriculares por apuntes. Una apreciación que también aguardan que se dé en Noia, pues el gerente de una tienda de este tipo indica que la tendencia varía si se trata de centros privados o públicos.

«Xa fomos notando unha redución dos pedidos a medida que o banco de libros se foi implantando, pero este ano contamos cun 60 % de baixada», relatan frente el mostrador de una papelería muradana, para señalar que este será el peor de los cursos, en cuanto a ventas, hasta ahora.

Escasez de ventas

La situación es especialmente grave en el término outiense, tal y como comentan desde una de las grandes librerías del municipio, puesto que creen que llegarán a superar la media del 70 %. «Vendemos algún volume de primeiro e segundo de primaria, pero hai que ter en conta que neste concello, case o 95 % dos rapaces dispoñen do fondo», anota la empresaria. A su parecer, esta medida se suma a la captación de clientes por parte de las grandes superficies comerciales: «É certo que nos libros de texto hai variación de prezos, pero nos das lecturas obrigatorias non».

En Boiro, la responsable de una de las principales librerías puntualiza que «a min o libro impórtame moito menos que o material escolar, e polo de agora só están pedindo cadernos». Ella cree que tendrán que acostumbrarse a convivir con el banco de libros.

El coste medio del equipamiento de un alumno de primaria o de infantil se sitúa entre 150 y 200 euros

La gran salvación de la mejor temporada de ventas para las librerías y papelerías se focaliza ahora en la adquisición de material escolar para los alumnos. El coste medio del equipo que los jóvenes necesitan para clase se sitúa en una media de entre 150 y 200 euros para los niveles de infantil y los dos primeros de primaria (los que aún tienen que comprarse los libros de texto); mientras que en los cursos restantes de cada colegio se fija en torno a los 80 euros.

Otro de los factores en los que coinciden la mayor parte de los libreros consultados es que no han apreciado un mayor flujo de familias que llegan con el cheque escolar de la Xunta. No obstante, sí que perciben un mayor aprovechamiento del material de años anteriores. «Levan só o imprescindible como lapis, bolígrafo e goma», explican desde una papelería sonense, para anotar que mochilas y hasta las libretas mediadas se reutilizan arrancando las hojas gastadas y cambiando el nombre de la asignatura.

Etiquetado con:

Artículos relacionados