Lectura y distribución digital

Bookmark and Share

Lectura y distribución digital.

Published by  on junio 16, 2014

Roger Chartier ha escrito en reiteradas ocasiones que la lectura del futuro estará condicionada, en buena medida, por la manera en que creemos, distribuyamos y utilicemos los contenidos digitales. Suele hablarse mucho del primer y el tercer de los condicionantes pero bastante menos de los canales a través de los que se distribuirá ese contenido, de la manera, en consecuencia, en que llegará a nuestras pantallas, a los dispositivos a través del que los consumamos. Y, sin embargo, es uno de los elementos decisivos de la transformación del ecosistema editorial. La edición de libros, como sostuvo la responsable de Epub Direct, ha cambiado para siempre (y los hábitos de compra y lectura, en consecuencia).

No suele ser frecuente, entre nosotros, que se organicen encuentros multilaterales, con presencia internacional, donde se compartan con transparencia las experiencias que se están desarrollando, los aciertos y los errores que se estén cometiendo. Esa ha sido la virtud y el acierto de José Manuel Anta, director de FANDE, que la semana pasada convocó en Madrid el 1º Encuentro Europeo de Distribuidoras Digitales, en el que comparecieron profesionales de Inglaterra, Alemania, Francia, Italia y España. Por el espacio de la FGSR en Madrid pasaron los responsables de Nielsen, ePub Direct, Frankfurt Book Fair, Libreka, Bookwire, Pubbles/Tolino, Editis, Numilog, Edigita, Book Republic, Media Library, etc. En la escuadra nacional jugaron Fande, Libranda, Esdecomic, Tagus y Zonaebooks.

Hablar de un denominador común es complicado, porque cada caso es diferente y seguramente difieran de mis apreciaciones, pero me pareció entrever algún hilo común y compartido que permitía adivinar el futuro de la distribución digital y, por consiguiente (al menos en parte), de la lectura:

  1. La cuota que los ebooks representan en el total de las adquisiciones es creciente e imparable, sobre todo en los mercados anglosajones. El hecho de que existan periodos de cierta latencia o estancamiento como el actual, no entraña que la revolución digital, como tal, se haya detenido o paralizado. Antes al contrario, la progresión es imparable e irreversible;
  2. Los precios de los contenidos digitales son sensiblemente inferiores a los de sus homólogos en papel, y en algunos países admiten, además, variaciones dinámicas;
  3. Los dispositivos de lectura dedicados (e-books) y los tablets comparten ya, casi, la misma cuota de penetración en el mercado y los usuarios los alternan indistintamente;

  1. Los grandes distribuidores digitales incluyen siempre a los canales tradicionales, librerías físicas, entre sus clientes. Los productos digitales también se comercializan y sirven a través de las librerías físicas, sin excepción, al contrario de la presuposición de muchos editores españoles, empeñados en relevar al canal físico tradicional;
  2. La mayoría de ellos, en su relación con las bibliotecas públicas y las modalidades de préstamos que puedan derivarse de esa relación, abogan por construir un marco que respete los derechos de los lectores, siguiendo en esto las directrices deIFLA COPYRIGHT Limitations and Exceptions for Libraries and Archives;
  3. Las ventas en los canales particulares de las editoriales son absolutamente residuales, apenas relevantes, y casi todo se concentra en plataformas donde haya suficiente masa crítica de contenidos de calidad. La apuesta, en consecuencia, no es solamente tecnológica (que también), sino que se centra en la agregación de contenidos legales de calidad y de pago, porque los usuarios prefieren realizar una visita significativa a decenas de consultas sin resultados;
  4. La mayoría de ellos vislumbraban un futuro de convergencia entre grandes plataformas de distribución europeas para hacer frente a los colosos norteamericanos. La suma de los catálogos respectivos no se percibe, como defendieron algunos de los distribuidores italianos, como una amenaza, sino como la oportunidad de generar un entorno rico en contenidos de calidad;
  5. Los distribuidores apuestan, en general, por la interoperabilidad, los formatos abiertos y la ausencia de DRM. Es cierto que la mayoría de ellos -los prestadores de servicios como Bookwire, por ejemplo- se adecúan a la demanda del cliente y del usuario, pero existe la convicción casi unánimemente compartida de que los formatos propietarios, protegidos y no interoperables son propios de grandes operadores que juegan al juego de la integración vertical;
  6. Los contenidos se sirven sobre todo, por tanto, en Epub y PDF, aunque no queden excluídos, claro, MobiPocket e IOS.
  7. Surgen nuevos modelos de negocio que tienden a ocupar todas las facetas del mercado: un solo agente puede ser, como en el caso de BookRepublic, editor, distribuidor, retailer, agente y proveedor de distintos servicios relacionados con el marketing y la comunicación necesarios para la autoedición.

Particular interés tuvo la intervención de Ronald Schild, CEO de Libreka, porque plantea una cuestión de fondo fundamental: ¿queremos que sean las grandes plataformas multinacionales las que acaparen la intermediación y distribución de contenidos digitales entre los editores y los lectores o cabe plantear alternativas que procedan de la propia industria asumiendo de manera independiente el reto de ofrecer una oferta digital de calidad, a precios competitivos y multicanal? Si la respuesta es no, nos valdría con adecuarnos al primero de los gráficos; si la respuesta es sí, vale la pena echar un ojo a la iniciativa del gremio alemán, al grado de consenso que pueden alcanzar empresas que aparcan sus diferencias para buscar, en este terreno, el beneficio común.

La manera en que creamos, distribuimos y usamos los contenidos ha cambiado, sin remisión ni vuelta atrás y -tal como me recordaba un amigo estos días al hilo de la polémica sobre Uber-, será necesario trabajar con y no contra el futuro.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *