Manuel Gil: visionario de la edición

Manuel Gil: visionario de la edición

Bookmark and Share

Por Claudia Cáceres Rivero / coachingeditorial.wordpress

Vivimos en tiempos acelerados, ciertamente. Si a comienzos del nuevo siglo, el avance tecnológico era visto con aires apocalípticos, hoy es una realidad de la cual cada vez somos más dependientes. La industria editorial no ha sido ajena a estos cambios, y como muestra tenemos la expansión del libro electrónico, que ha favorecido la autopublicación de autores indies en digital. Para tratar sobre este tema, conversamos con el consultor y experto en nuevas tecnologías Manuel Gil.

Fuente original: Manuel Gil: visionario de la edición – Coaching editorial.

Manuel Gil es licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y Master en Dirección Comercial y Marketing. Ha publicado en coautoría los libros El paradigma digital y sostenible del libro (Trama Editorial, 2011), Manual de edición: Guía para editores, autores, correctores de estilo y diagramadores (CERLALC, 2009 [1996]), entre otros textos y artículos. Actualmente, se desempeña como director de la Feria del Libro de Madrid y analiza el panorama editorial desde su blog Antinomias libro. Manuel Gil será uno de los invitados de la 22ª Feria Internacional del Libro de Lima y participará en el III Encuentro de Editores y Libreros «Nuevas estrategias para una industria en transformación», los días 24 y 25 de julio.

Cuéntenos sobre su obra El paradigma digital y sostenible del libro.

Este texto intenta construir una teoría de la edición desde el ecosistema digital. Se proyecta unos escenarios digitales en cuanto a la evolución de las audiencias hacia medios digitales y el marketing que el «producto libro» puede encontrar en las redes sociales y medios digitales. Y se analiza en profundidad los procesos adaptativos a que se verán abocadas las empresas del sector, editores, distribuidores y libreros. Se avanza a un escenario completamente nuevo donde el concepto tirada ya no vale y hay que asumir la edición desde el concepto «prototipo».

¿En qué se caracterizará ese nuevo ecosistema del libro?

El paradigma digital es un nuevo algoritmo que afecta a la producción, distribución y consumo de los contenidos. Estos tres parámetros se ven afectados por la digitalización, que no es una tecnología, sino una cuestión cultural; significa asumir que todos los negocios, incluido el del libro, se transforman. Esto supone que la edición tendrá que asumir un escenario nuevo en cambio constante exponencial. La producción de contenidos será multisoporte y multidispositivo en formatos «líquidos», la distribución será en macroplataformas digitales en Internet con niveles de tráfico y rotación enormes y a escala global y mundial, y el consumo se compartirá desde multipantallas y se llegará al mismo desde las redes sociales.

¿Qué ventajas tiene la comercialización de contenidos digitales frente a los de papel?

El mundo del libro (analógico) tiene serias ineficiencias de tipo industrial, económico, estructural y cultural. El desajuste brutal entre oferta y demanda convierte a la edición en un «casino»: se apuesta por si funciona. Piense en la circulación del libro en papel y en la asimetría que existe entre países y continentes. España vende cantidades ingentes de libros en América Latina, unos 180 millones de euros, pero de ese continente casi no llegan libros a España. Un buen desarrollo de ecosistemas digitales de distribución permite romper todas las barreras en cuanto a la transmisión del libro y del conocimiento. El mundo digital facilita que un libro pueda aparecer simultáneamente en Lima y en Madrid, y a precios mucho más accesibles para el lector de lo que sería una edición en papel. Se puede avanzar además en la idea de «vender antes de editar»; hoy la tecnología lo permite mediante la impresión bajo demanda.

¿Cómo cambiará la industria editorial de aquí a 50 años?

No tengo ni idea, pero si puedo aventurar que las cosas irán por este lado, que resumo en 11 tesis:

  1. Digital e Internet lo cambian todo, y aún no hemos visto nada.
  2. En contenidos, todo lo que pueda ser digital, será digital.
  3. El futuro estará en los bits y no en los átomos, pero los formatos convivirán.
  4. Todos los mercados de contenidos, una vez que evolucionan a digital son más pequeños en tamaño.
  5. El contenido gratuito y bajo licencias copyleft y creative commons será un tsunami.
  6. Si el negocio se hace con la escasez, ¿cómo se hará negocio con la sobreabundancia?
  7. Mientras el valor de muchos contenidos tiende a cero, los nichos tienden a 1.
  8. No habrá una economía de contenidos sino una economía de la atención.
  9. Nuevas formas de ocio y entretenimiento son más mediáticas que el libro. Y ocupan espacio en el imaginario público. Luego hay un combate que debe ser lidiado entre la industria y los poderes públicos frente a este imaginario.
  10. Para sobrevivir en la era digital un editor, o tiene tamaño o tiene una comunidad.
  11. Las editoriales del futuro serán una combinación de empresas tecnológicas y de servicios, y serán negocios de eficiencia operativa, no de márgenes.

Con todos los cambios tecnológicos que se están produciendo, ¿considera que los profesionales dedicados a la edición podrán conservar sus trabajos?

En absoluto, el proceso de reciclaje no será suficiente para muchos profesionales. Las editoriales que comienzan a triunfar vendiendo en multiformato son de gente que entienden bien Internet, la web 2.0 y el marketing en redes y comunidades. Las editoriales buscarán personal especializado en marketing, contenidos y herramientas, sobre todo las que aparezcan de discoverability y marketing digital. No se promocionarán títulos, sino públicos y audiencias, y las campañas no tendrán caducidad. La información importante no será de los productos sino de los lectores, por lo que los profesionales de la edición deberán conocer perfectamente elementos de big data y sobre todo HTML5.

ebook-de-èxito

¿A qué llama usted un «editor wiki» y qué lo diferencia de un editor convencional?

Se trata de un tipo de editor que, educado ya en la red y en la web 2.0, entiende que compartir es la base de rentabilidad. Es un editor que cambia el concepto de marketing de tengo producto busco clientes a tengo clientes (comunidad) busco producto. El giro es copernicano en la concepción y cultura de la edición. Para este editor el valor de la información (de clientes) no está en atesorarla y guardarla, sino en compartirla.

Usted dice que ya no es tan rentable ser editor de literatura, debido a la competencia. Entonces, ¿qué otros tipos de publicaciones están teniendo mayor acogida en el mercado?

La literatura, en el mercado español, es un segmento muy colapsado, todos los editores tienen colecciones de narrativa, y el descenso de facturación ha sido enorme en estos años (casi un 40%). El libro infantil, el cómic, la novela gráfica, el ensayo e incluso la poesía han resistido mucho mejor la crisis. El caso de la narrativa es de comiditización de producto.

Un problema de la distribución del libro electrónico es la piratería y las descargas gratuitas, sobre todo de obras literarias. ¿Cómo un autor podrá cobrar sus regalías en un futuro? ¿Se podrá obtener algún beneficio de la literatura, más allá del reconocimiento social?

La piratería es una excusa para muchos editores. Es un síntoma, no una enfermedad, y se combate de dos maneras, por un lado educando al público y a las audiencias, y lo más importante, llevando todo el ecosistema digital a «la nube» y haciendo de la lectura un servicio. Si no hay descargas no habrá piratería. El ejemplo es Spotify o Netflix.

Existe una mayor iniciativa de independizarse y formar sus propios sellos. ¿Qué consejo le daría a la nueva generación de editores?

Me parece perfecto que personas que tienen deseos de editar lo hagan y lancen al mercado productos de gran valor cultural, pero creo que deben buscar fórmulas asociativas que, sin perder individuación, les permita ganar tamaño, no solo por economías de escala para producir, sino para lograr potencia en distribución. Para enfrentarse a los grandes players de la distribución es mejor hacerlo en grupo y si es posible con una marca paraguas global. El ejemplo que se puede poner es el del Grupo Contexto en España: cinco editores muy interesantes que se agruparon para hacer numerosas cosas juntos. El dicho de «yo me lo guiso y yo me lo como» podía servir para un mundo analógico, pero no servirá en los nuevos escenarios y ecosistemas. Mi consejo: agrúpense y cuiden y protejan las librerías.

Artículos relacionados