‘Me interesa lo que desestabiliza las nociones cómodas’ | VICE | México

‘Me interesa lo que desestabiliza las nociones cómodas’ | VICE | México

Bookmark and Share

Ayer se lanzó E-literatura, una especie de laboratorio editorial interactivo, auspiciado por el Centro de Cultura Digital, y dirigido por la editora, escritora y artista Mónica Nepote.

Fuente original: ‘Me interesa lo que desestabiliza las nociones cómodas’ | VICE | México.

En lo que a mí respecta relaciono la literatura electrónica con la cirugía Lasik. Soy una analfabeta del lenguaje digital (no que no lo fuera antes, sólo que quizá en menor grado). Cuando Mónica me invitó a meterle mano y acoplar a un nuevo formato a ciertos poemas de un libro de que yo había escrito y ella publicado, me costó trabajo pensar en una ejecución más allá del papel, de lo ya escrito. Gracias al trabajo de Mónica y parte de su equipo: Raquel Gómez Lucio (diseñadora y programadora), Julie Boschat (interactividad y programación) y Ximena Atristain (asistente editorial), quedó la pieza de Catnip. Sin embargo, más que aclarar mi concepción de la e-literatura y la lectura interactiva, este ejercicio me hizo descubrir que la unión de lenguaje verbal y de programación no producen un solo panorama, sino una legión de posibilidades y significados. 

Así que platiqué con Mónica sobre este proyecto editorial, las nuevas formas de lectura, la e-literatura en general y los nuevos bastiones del lenguaje.

¿Crees que hace falta cierto tipo de desapego por parte de los escritores para poder llegar a nuevos lectores?


Sin duda, la primera es entender que uno trabaja en coautoría, en que el texto puede ser que se destruya, en el que no será completado quizá, en el que en algún momento puede resultar ilegible. Pero eso tampoco es nuevo. En su prólogo a Tristano —una novela creada en los sesenta por Nanni Balestrinni con el uso de una IBM y que gracias a las herramientas tecnológicas actuales, se pudo editar tal como había sido pensada, el quid del libro es que cada ejemplar tiene texto distinto, porque lo escribe la máquina mediante un algoritmo y la finalidad es imprimir miles de ejemplares únicos— Umberto Eco hace un repaso de los afanes combinatorios en la historia de la humanidad, desde la Cábala a las máquinas ideadas por Ramón Lull; hay que pensar en los juegos de las corrientes vanguardistas, en las máquinas poéticas de Oulipo, en los planteamientos de los situacionistas. En fin, hay que pensar en el hommo ludens, en lo que dice uno de los teóricos de los nuevos medios (no me gusta mucho esta versión pero es como se suele traducir Media Theory), Espen J. Arset, “a diferencia del lector de literatura en papel, que es un espectador, un voyeur, el lector de cibertextos es un jugador, un apostador, que puede explorar, perderse o descubrir sendas secretas”.

¿Podrías mencionar algunas piezas o artistas en este rubro cuyo trabajo te guste mucho?
Uf, trataré de hacerlo ordenadamente. Me encantan los trabajos de Belén Gache, de María Mencía, un maestrazo es Jim Andrews no sólo por sus piezas sino por el rescate y difusión de los pioneros de la literatura digital. Es fundamental hablar de la gran labor que hace la Electronic Literature Organization en sus dos colecciones, a botepronto de ahí pienso en la pieza Cruising de Ingrid Ankerson y Megan Sapnar… Me gusta mucho lo que hace Jhavé, un chavo canadiense cuyo trabajo está bien interesante. Me gusta Brian Stefens, a él lo conocí gracias a Román Luján, a quien le estaré eternamente agradecida porque un día subió como #bibliotuit el libro de Chris Funkhouser del que hablé antes.

Como investigación y teoría el grupo Ludión en Argentina, el trabajo teórico de Laura Borrás y su grupo Hermeneia, y mis queridos LLEOM aquí en México, quienes son mis colaboradores y cómplices y con los que unimos fuerzas en estas cosas tan raras. Y sí, me fascinan los concretoones de Benjamín Moreno y en general el trabajo de Tissellime resulta fundamental; el año pasado hizo el “El 27″ que es un buen ejemplo de una pieza muy crítica cuya efectividad metafórica resulta impecable. Jorge Harmodio y el proyecto que está desarrollando con el Quijote y saliéndome de México un clásico: Santiago Ortiz cuyo trabajo a partir de La Ilíada y Rayuela me deja sin palabras. Y podría seguir: Domenico Chiappe quien ha hecho toda una exploración de la novela hipermedia… en fin, esto es sólo por hablar de unos cuantos.

Como proyectos en línea, tengo mis referentes: furtherfield.org me encanta, linkeditions.tumblr.com (con un nombre envidiable como proyecto editorial), gauss-pdf.com y más cosas que se me quedan en la cabeza.

Me interesa lo que desestabiliza las nociones cómodas, darle la vuelta a las cosas, las preguntas, las máquinas que generan preguntas y para navegar me agarro de la frase de McLuhan, que nos da “consuelo” ante el vértigo: “avanzamos hacia el futuro mirando el pasado por el retrovisor” y en un momento de urgencia como el que vivimos, inserto mi labor editorial como una labor que busca abrir las posibilidades al uso de herramientas y de la herramienta principal: el pensamiento. 

¡Gracias, Mónica!

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *