Netflix: Adiós a internet tal y como lo conocemos en EEUU (y por qué no es tan trágico para ti)

Netflix: Adiós a internet tal y como lo conocemos en EEUU (y por qué no es tan trágico para ti)

Bookmark and Share

M. MC. (michaelmcsaez) /  elconfidencial.com

Adiós a internet tal y como lo conocemos en EEUU (y por qué no es tan trágico para ti)

Las autoridades de ese país están a punto de dar un golpe de muerte a la neutralidad de la Red, que podría hacer de Internet una nueva tele por cable. En Europa, de momento, es improbable algo así

Fuente original: Netflix: Adiós a internet tal y como lo conocemos en EEUU (y por qué no es tan trágico para ti). Noticias de Tecnología.

Foto: La neutralidad de la Red, en peligro en EEUU. (EC)
La neutralidad de la Red, en peligro en EEUU. (EC)

‘Restauración del orden de la libertad en internet’. No tiene, precisamente, título de ‘best-seller’. Sin embargo este libreto es una de las cosas que más se ha comentado en las últimas horas en medio mundo. No se dejen llevar por este prometedor encabezado. Esconde tras de sí una serie de medidas que en caso de salir adelante -y lo harán con casi toda seguridad- supondrán un misil directo a la línea de flotación de la neutralidad de la Red en Estados Unidos.

Lo repetimos muchas veces pero… ¿qué es la neutralidad de la Red? Básicamente es una norma ‘no escrita’ que determina que los proveedores de servicios de Internet y los organismos que lo regulan deben tratar por igual todo el tráfico de datos venga de dónde venga y sea lo que sea. Pornografía, vídeos de gatos, una cadena de emails con tu familia, una transferencia bancaria o un WhatsApp. Da igual. Todos deberían ser iguales.

Esto garantiza, sobre el papel, que cualquier persona y proveedor de contenidos (Facebook, Netflix, Spotify…) tenga la misma calidad de servicio y que las ‘telecos’ no puedan favorecer o perjudicar intencionadamente a ninguno de estos servicios.

¿Qué diantres está ocurriendo en EE UU?

Una manifestación a favor de la neutralidad de la Red. (Reuters)
Una manifestación a favor de la neutralidad de la Red. (Reuters)

14 de diciembre. Marquen esa fecha en su calendario. Ese día la FCC -la Comisión Federal de Comunicaciones- votará el plan ‘Restauración del orden de la libertad en internet’. Todo apunta -por la división que existe- que saldrá adelante por una mayoría de tres votos a dos.

Esta hoja de ruta presentada por el presidente de esta agencia federal, Ajit Pai, lo que pretende, en resumen, es desrregularizar al máximo el mercado de la banda ancha. Pretende entregar un poder casi total a las grandes operadoras estadounidenses como Verizon, AT&T o Comcast para fijar las condiciones de acceso a Internet, hasta el punto que podrían acabar discriminando a los usuarios dependiendo, por ejemplo, de la tarifa que paguen o el sitio que visitan.

La FCC entregará a las operadoras un poder inmenso a cambio de la promesa de ser transparentes

“El Gobierno federal dejará de microgestionar Internet”, aseguraba Pai, principal impulsor de este plan, que ha contado con una férrea oposición no sólo de asociaciones de consumidores sino de otros gigantes como Amazon, Facebook, Netflix o Google, entre otros.

La FCC únicamente requerirá a las operadoras, a cambio de este poder, “transparencia” para que los usuarios sepan “que plan contratar en base a sus necesidades” y para que las empresas “puedan tener la información necesaria para innovar”.

Ajit Pai, el hombre mas detestado de Internet

Ajit Pai, presidente de la FCC. (Reuters)
Ajit Pai, presidente de la FCC. (Reuters)

Ajit Pai es, probablemente, el hombre más detestado y odiado por el Internet neutral. Esto abarca casi toda la Red, a excepción del ‘lobby’ que ha empujado estas medidas. Colocado por Donald Trump al frente de la FCC en enero de 2017, este abogado de 44 años natural de Texas, es hijo de un matrimonio hindú que emigró al país. Ha estado siempre muy vinculado a los republicanos, desempeñando la mayoría de su carrera como en la Administración Federal. Al igual que el ‘jefe’, no se ha cortado a la hora de parodiar opiniones contrarias y críticas a sus propuestas, generando bastante malestar en redes sociales y foros especializados.

Licenciado en Ciencias Sociales por la Universidad de Hardvard, también estudió Derecho en la Universidad de Chicago. Antes de apostar por el sector público, trabajó dos años como asesor en Verizon. Sus planes ahora revocarán la condición de “utilidad pública” de Internet que se decretó bajo el mandato de Obama, con todo lo que ello conlleva.

¿Cómo se accederá a Internet en Estados Unidos?

FILE PHOTO: The Verizon logo is seen on the side of a truck in New York City, U.S., October 13, 2016.  REUTERS Brendan McDermid File Photo                     GLOBAL BUSINESS WEEK AHEAD     SEARCH GLOBAL BUSINESS 16 OCT FOR ALL IMAGES
FILE PHOTO: The Verizon logo is seen on the side of a truck in New York City, U.S., October 13, 2016. REUTERS Brendan McDermid File Photo GLOBAL BUSINESS WEEK AHEAD SEARCH GLOBAL BUSINESS 16 OCT FOR ALL IMAGES

Los grandes ganadoras de toda esta historia son AT&T, Comcast o Verizon. Las grandes operadoras y proveedores de internet. Podrán fijar precios y delimitar el acceso a unos y otros servicios.

Internet podría convertirse en la nueva tele por cable en EEUU si la norma se aprueba

Internet podría convertirse en la nueva tele por cable en Estados Unidos, una cultura muy extendida en la primera potencia mundial. Se ofrecen diferentes paquetes con programas y canales distintos. Algo que ahora se podría ver. Imaginen un paquete con acceso básico. Facebook, Wikipedia y, por ejemplo, Twitter. Nada más. A partir ahí, tocaría soltar pasta. Acceder a Netflix o Spotify podría suponer abonar una cuota superior (además de la que ya pagarías a la plataforma mensualmente).

Además podrías experimentar una velocidad mucho más lenta en algunos de estos servicios, dependiendo los intereses particulares de cada uno. En un escenario de ficción, Verizon podría comprar HBO. Y podría decidir, entonces, exigir a Netflix un cuantioso peaje para transmitir en la mismas condiciones. Si no lo hace, se rebajaría su velocidad para beneficiarse.

(Reuters)
(Reuters)

Este extremo recuerda a la gran polémica levantada en torno a Movistar y la conexión a Netflix, siendo la ‘teleco’ acusada en varias ocasiones de penalizar intencionandamente este servicio para beneficiar su propia plataforma de televisión, algo que no ha podido ser probado. Esto también perjudicaría a pequeñas empresas y plataformas de internet recién nacidas, con mucho menos recursos.

Así de simple. Si una plataforma tiene que pagar no sería tan raro que ese coste acabase impactando en el precio de las tarifas. Y no. No es tan fácil como cambiarse de operador. Las estadísticas recogen que en Estados Unidos el 76% de la población vive en zonas donde tiene un único proveedor de Internet. Algo que les da mucho poder.

No, en Europa no afecta

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)

No. A esta lado del Atlántico se presupone que no debería afectar las decisiones que se adopten en esta materia en Estados Unidos. Europa se rige por su propia normativa, que se aprobó el año pasado. En realidad, lo que la UE cuenta con una serie de directrices emitidas por el Berec, la máxima autoridad comunitaria a la hora de regular las telecomunicaciones en el Viejo Continente. Por tanto, aquí todavía seguirá siendo igual.

Europa aprobó el año pasado proteger la neutralidad de la Red aunque dejó puertas abiertas

El texto venía a decir, en resumen, que los proveedores de acceso a Internet no podrían bloquear, ralentizar, alterar, restringir, interferir, degradar o discriminar contenidos. Estas directrices, que pueden ser adoptadas y regladas por cada país miembro, fueron muy bien acogidas por las distintas organizaciones que habían reclamado esta regulación, lo que supuso un paso adelante importante. La reciente aprobación de esta norma hace más que imprevisible en el corto plazo que se importe el modelo americano.

Sin embargo, no sería de extrañar que parte de las operadoras continentales retomasen su partícular ofensiva. No hay que olvidar que existe un debate recurrente y que casi siempre se cierra en falso en la que las grandes telecos piden que empresas digitales como Google o Facebook paguen un impuesto o colaboren de alguna manera puesto que sus modelos de negocio utilizan sus infraestructuras.

‘Zero rating': las puertas traseras

(Reuters)
(Reuters)

El texto del Berec dejó algunas puertas traseras. Llámenlo así o letra pequeña. En mi primer lugar, estableció una excepción para momentos de congestión de la Red cuando podrían “intervenir” el tráfico. Si toman la decisión deberán justificarse ante el organismo nacional y explicar los motivos que les ha llevado a hacerlo. Este control se estableció para evitar que los ISPs utilizasen esta excusa para privilegiar a unos sobre otros.

Sin embargo, hay una medida más polémica aún. El ‘zero rating’ quedaba a expensas del criterio de cada país miembro. Esta práctica consiste en excluir ciertas aplicaciones de consumo de datos de la tarifa mensual tras un acuerdo entre el operador y la aplicación de turno en cuestión. La práctica incumpliría las normas del Berec cuando una vez acabados los datos se pudiese acceder a las aplicaciones incluídas en este plan y no a todas por igual.

TEKNAUTAS

Un ejemplo de esto sería ‘Vodafone Pass’. Por tres euros al mes puedes acogerte a diferentes planes de consumo ilimitado: ‘Social’ (Facebook, Instagram, Twitter, Tinder…), ‘Maps’, ‘Music’ (Spotify, Deezer,…) o ‘Video’ (Netflix, YouTube, Vimeo, HBO… aunque en este caso sube a 8 euros). Cuando lo presentó el pasado mes.

Sin embargo, la operadora utilizó una laguna legal para evitar las acusaciones de favorecer a un grupo reducido. Afirmó que este programa esta abierto a todas las aplicaciones que quieran unirse. De esta manera sembró dudas sobre si favorecía o no intencionadamente a unas y otras. Sea como sea, el debate está servido.

Artículos relacionados