Noticias del Grupo Prisa: Santander, Telefónica y CaixaBank rescatan a Prisa a cambio del cese de Cebrián

Noticias del Grupo Prisa: Santander, Telefónica y CaixaBank rescatan a Prisa a cambio del cese de Cebrián

Bookmark and Share

elconfidencial.com / Agustín Marco

El consejo de administración de Prisa ha sido convocado para una reunión extraordinaría este viernes con dos puntos del orden del día que supondrán un antes y un después en la historia del grupo de medios de comunicación. En primer lugar, el órgano de gobierno aprobará el relevo de Juan Luís Cebrián por Javier Monzón, tal y como adelantó este martes El Confidencial en exclusiva.Monzón entrará como vicepresidente ejecutivo y presidente de la comisión delegada para inmediatamente después ocupar la presidencia ejecutiva. En segundo lugar, el consejo analizará la ejecución de una ampliación de capital de 450 millones de euros. Una operación a la que acudirán Santander, Telefónica y CaixaBank para rescatar por segunda vez en cinco años al ‘holding’ dueño de ‘El País’.

Fuente original: Noticias del Grupo Prisa: Santander, Telefónica y CaixaBank rescatan a Prisa a cambio del cese de Cebrián. Noticias de Empresas.

Según han confirmado fuentes próximas a las conversaciones, Monzón ha accedido a sustituir a Cebrián a petición de Telefónica y Banco Santander, dueños del 13 y del 4% del capital de Prisa, respectivamente, los cuales se habían opuesto al intento de compra del grupo de medios por parte de César Alierta. José María Álvarez-Pallete y Ana Botín, presidentes de la mayor operadora de telecomunicaciones de España y del banco más grande del Ibex 35, han convencido al presidente de la compañía propietaria de la Cadena SER de abandonar sus funciones ante la insostenible situación financiera del ‘holding’, incapaz de poder atender al pago de los 1.546 millones de deuda que arrastra.

Aunque Cebrián había intentado vender Media Capital, la televisión de Prisa en Portugal, por 324 millones de euros, y Santillana por hasta 1.500 millones para repagar los créditos, las trabas del regulador de la competencia luso y las bajas ofertas recibidas por la filial de libros educativos han obstaculizado estas desinversiones. Unas ventas imprescindibles para que el grupo pudiera atender los vencimientos de su pasivo, especialmente los 956 millones que expiran a finales de 2018. Tras unas largas e improductivas conversaciones con los acreedores, la única solución para salvar Prisa de la suspensión de pagos pasaba por llevar a cabo una ampliación de capital, tal y como propuso antes del verano Amber Capital, dueño del 19% del capital.

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín (d), y Javier Monzón. (EFE)
La presidenta de Banco Santander, Ana Botín (d), y Javier Monzón. (EFE)

La condición de los accionistas institucionales para suscribir la aportación de capital era la sustitución de Cebrián, que fue nombrado consejero delegado en 1988 por Jesús Polanco y ascendido a presidente ejecutivo en 2012. Después de varios intentos fallidos por parte de Amber Capital, con la ayuda de César Alierta, expresidente de Telefónica, el máximo directivo de Prisa ha accedido a ceder su puesto por la presión de los accionistas y los acreedores en pos de conseguir la estabilidad financiera de la compañía.

Con este objetivo, tanto Telefónica, Santander, CaixaBank como HSBC se han comprometido a suscribir una ampliación de capital por 450 millones. Por tanto, la operadora aportará 58,5 millones, el banco presidido por Botín, 18,67 millones y el grupo con sede en Valencia, 22 millones. La entidad inglesa, que debe aportar 40,5 millones, analiza aún la propuesta, si bien se decanta por apoyarla. La familia Polanco, que tiene el 17% de las acciones, también ha confirmado su intención de aportar su parte proporcional —76,5 millones—, gracias a una línea de crédito que le va a conceder Banco Santander, el pulmón financiero de este rescate.

Las dudas de Amber

El problema de esta operación era que Amber, el verdadero promotor de la ampliación de capital, no estaba convencido en un principio del nombramiento de Monzón, ya que su opción para reforzar el patrimonio de Prisa tenía otro nombre propio. En concreto, César Alierta, que en hasta dos ocasiones había presentado una oferta a Álvarez-Pallete, su sucesor en Telefónica, para que le vendiera la participación del 13% que él mismo adquirió en 2012 en la que fue laprimera operación de rescate de Prisa, por 443 millones de euros. La operadora aportó 100 millones y los tres bancos convirtieron 334 millones de deuda en capital a sugerencia del Gobierno de Mariano Rajoy.

AGUSTÍN MARCO

El empresario aragonés había propuesto nombrar a Manuel Pîzarro,expresidente de Endesa, como primer directivo de Prisa, cuya dirección ejecutiva caería en manos de Luis Blasco, amigo de Alierta y exmiembro de la cúpula de Telefónica. Una operación que ya intentó en abril, que no contó con el visto bueno del Gobierno y que fue suspendida a petición del Rey emérito. Juan Carlos I pidió que le dieran tiempo para solucionar los problemas de la deuda, objetivo que no ha podido cumplir al no cerrar las desinversiones de Media Capital y de Santillana.

Alierta daba por casi hecho su nuevo asalto, al contar con el apoyo de Amber Capital y de CaixaBank, que a última hora ha decidido apoyar la apuesta de Ana Botín, para no entrar en guerras accionariales y facilitar el reflotamiento de Prisa. La presidenta del Santander tiene una relación cercana con Monzón, al que nombró consejero de la filial de España tras su salida de Indra y ha propuesto como presidente de Openbank.

Así las cosas, accionistas con el 49% del capital —Telefónica, HSBC, CaixaBank, Santander y los Polanco— apoyan la ampliación, frente a la posición más ambigua de Amber, que ostenta el 19%. No obstante, las fuentes apuntan a un acercamiento entre Monzón y el mencionado fondo tras una reunión mantenida ayer mismo. Las negociaciones se van a prolongar durante el día de hoy para intentar llegar a un consenso antes del consejo de este viernes.

Etiquetado con:

Artículos relacionados