Qué hacer para exportar más libros argentinos

Qué hacer para exportar más libros argentinos

Bookmark and Share

Patricia Kolesnicov / clarin.com

Las ventas de libros al exterior vienen bajando desde 2011, un poco por la situación interna -dólar bajo, que encarece los precios y trabas aduaneras- y un poco porque, como dijeron ayer en la Cámara del Libro, “los otros también juegan”.

Fuente original: Qué hacer para exportar más libros argentinos / Gracias a la colaboración de Daniel Kaplan

En el primer trimestre de 2016, después de que se levantaron restricciones a la importación, las exportaciones cayeron un poco más -el 5%, dijeron los editores- y las importaciones crecieron un 40%. En este último número se incluyen libros que se editan en otros países y otros cuyo trabajo intelectual se hace acá pero se mandan a imprimir afuera.

“A mayor oferta de libros, menos espacio en las librerías para cada uno”, explicaba ayer Martín Gremmelspacher, vicepresidente de la Cámara, que agrupa sobre todo a editoriales pequeñas y medianas (las grandes están en la Cámara Argentina de Publicaciones). “Desde la filosofía no podés limitar la bibliodiversidad, pero hay que reconocer que eso limita la producción nacional”.

Los tiempos están difíciles. España, para enfrentar su crisis, ofrece a sus clientes latinoamericanos condiciones ventajosas: buenos precios y hasta dos años para pagar. Pero resulta que el mercado argentino para los libros es exactamente ese: América latina. En 2015 el primer comprador fue Chile, con el 20% de lo exportado. Le siguen Perú (17%), Uruguay (15), y México y Bolivia, con el 9% cada uno.

En total, el año pasado la Argentina exportó libros por unos 27 millones de dólares. ¿Mucho o poco? En el mismo período vendió autos por unos 3.600 millones. Un negocio pequeño: el 50% de los despachos de importaciones se hicieron por menos de 1.000 dólares y el 75% por menos de 5.000. En este contexto, dicen los editores, los costos administrativos y burocráticos toman un lugar demasiado importante.

Para enfrentar esta situación, la Cámara tiene un proyecto, que ya ha charlado con Miguel Braun, el secretario de Comercio. Lo que quieren es simplificar la forma de exportar. El plan que se usa en otros países, empieza con el llenado por Internet de las planillas para iniciar la exportación y sigue por canalizar los despachos a través de los correos locales, sin pasar por despachantes de aduanas.

El programa se llama Exporta Fácil y serviría para ventas de no más de 5.000 dólares o hasta 150, 200 kilos. La idea no es nueva, la conversaron también con el gobierno anterior. “Para una editorial pequeña o mediana -dijo ayer Luis Quevedo, otro vicepresidente de la Cámara- el costo administrativo de exportar es inmenso”.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *