Santillana salva a Prisa: gana 92 millones a pesar de la caída de sus ingresos

Santillana salva a Prisa: gana 92 millones a pesar de la caída de sus ingresos

Bookmark and Share

Fernando Cano / elespanol.com

La editorial Santillana es sin duda la joya de la corona del grupo Prisa. Durante el primer semestre de este año estuvo en venta, porque su matriz intentó obtener la liquidez que le permitiese pagar los 956 millones de euros que debe a sus acreedores (el 64% de su deuda total) y que tiene que pagar antes de que acabe 2018.

Fuente original: Santillana salva a Prisa: gana 92 millones a pesar de la caída de sus ingresos.

En mayo de este año el consejo de administración de Prisa rechazó las ofertas vinculantes de los fondos Rhone Capital, Carlyle y Pai Partners por no considerarlas lo suficientemente elevadas. Un año antes Prisa sacaba al mercado su editorial por cerca de 1.500 millones de euros por el paquete de control equivalente al 75% del capital.

Pero las ofertas estuvieron bajo los 1.200 millones, una cifra considerada insuficiente para el consejo. No obstante, los datos de facturación y de beneficios de la compañía durante 2016 reflejan que haber vendido Santillana por debajo de 1.200 millones hubiese sido un error.

Factura la mitad de los ingresos de Prisa

Según las cuentas remitidas al Registro Mercantil a las que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, Santillana Educación S.L, (la empresa que opera en el mercado español) sumada a todas sus filiales en Latinoamérica, facturó 701,5 millones de euros, la mitad de los ingresos de todo el grupo Prisa, y un volumen que en dos años podría haber pagado el eventual coste de la venta del grupo.

Este montante significó un retroceso del 3,3% y 24,3 millones menos que el año pasado. La caída de estos ingresos se explica por el efecto del tipo de cambio en sus negocios externos y una disminución en las ventas en España. En el detalle vemos que Santillana Educación S.L facturó 167,1 millones, un 4,2% menos que los 174,5 millones del año 2015.

En sus cuentas esta sociedad explica que no puede incluir formalmente sus filiales en sus resultados anuales, por estar ya consolidada en las cuentas de Prisa, sociedad matriz de todas las empresas del sector Educación.

Santillana Educación Global

De esta manera, aplicando las Normas Internacionales de Información Financiera aprobadas por los Reglamentos de la Comisión Europea, las participaciones de estas sociedades “supondrían un aumento del importe neto de la cifra de negocios de 534,4 millones de euros”.

Si se compara esta cifra (donde se agrupan todas sus sociedades fuera de España) con la de 2015, vemos que hay una caída de 16,9 millones, un 3,1% menos, tras registrarse ingresos por 551,3 millones este año.

Prisa mantiene todas las empresas de Santillana agrupadas en Grupo Santillana Educación Global S.L., pero esta sociedad solo facturó 25,8 millones de euros en 2016, un 11,7% menos que en 2015, una cifra que, sin embargo, no es representativa de la facturación real de la compañía.

Crecimiento del beneficios

Estos ingresos se tradujeron en unos beneficios de 92,7 millones de euros, sumando las ganancias de Santillana Educación S.L y sus participadas, lo que significó una mejora del 8,2%. Los beneficios solo en España fueron de 41,6 millones de euros, con un crecimiento del 9,8%, y de 51,1 millones en el resto de las sociedades, 8,2% más que los de 2015. Los beneficios de Santillana Educación Global fueron de 8,1 millones.

Durante este mismo año, el resultado antes de impuestos de Prisa se triplicó, al pasar de 16,2 a 49,7 millones de euros. El resultado neto, sin embargo, fue negativo por importe de 67,9 millones como consecuencia de las medidas fiscales aprobadas por el Gobierno. De no haber incluido en estas cuentas los 92 millones de euros aportados por Santillana, el impacto de estos apuntes contables hubiese sido aún más catastrófico.

Apoyo financiero de Prisa para afrontar pagos

Pero no todo es positivo en Santillana Educación S.L (la sociedad de los negocios españoles), ya que al 31 de diciembre de 2016, el pasivo corriente de la empresa es superior a su activo corriente en 32,5 millones euros debido principalmente a la deuda con su socio mayoritario Prisa.

Una situación negativa para cualquier empresa, y que le impide emprender futuras inversiones y pagos a corto plazo. No obstante, el grupo considera que cuenta con los recursos suficientes y, en todo caso, “cuenta con el apoyo financiero de su socio mayoritario para atender a sus obligaciones actuales, a medida que estas vayan venciendo”.

Lo cierto es que las cuentas reflejan su excesiva dependencia de Prisay de sus sociedades participadas. Al cierre de 2016 la sociedad mantiene deudas con otras empresas del grupo por valor de 31,2 millones de euros y un saldo acreedor de 73,2 millones de euros.

En total, el pasivo no corriente -deudas a largo plazo- de la empresa al cierre de 2016 es de 13,2 millones y el pasivo corriente, a corto plazo, es de 79,5 millones. La mayoría de estas deudas están contraídas con empresas del grupo.

Salvedades del auditor

De hecho, Santillana reconoce formalmente que sus deudas se pagarán a través de Prisa. “Para asegurar la liquidez y poder atender todos los compromisos de pago que se derivan de su actividad, la Sociedad dispone de financiación a través de Prisa Participadas, S.L., que optimiza la gestión de la tesorería y las líneas de financiación delas sociedades del Grupo Prisa”.

Incluso Deloitte, el auditor de las cuentas de Santillana, advierte de esta situación. “Llamamos la atención sobre la Nota 16 de la memoria adjunta que indica que la sociedad realiza un volumen significativo de sus operaciones con sociedades del Grupo Santillana al cual pertenece, por lo que cualquier interpretación o análisis de las cuentas anuales adjuntas debe llevarse a cabo considerando esta circunstancia. Esta cuestión no modifica nuestra opinión”, ha indicado.

Artículos relacionados