Transformación editorial: una aportación colombiana

Transformación editorial: una aportación colombiana

Bookmark and Share

Manuel Gil / antinomiaslibro.wordpress.com

La “Cámara Colombiana del Libro”, a través de su presidente, Enrique Gonzalez,  encargó hace un tiempo un informe sobre las “Tendencias de la edición Digital 2017-2018” a Jaime Iván Hurtado, factótum de la empresa “Hipertexto“, y uno de los gurús del libro en Colombia, un experto en modelos de negocio digitales, pero también en la transformación de la edición en papel hacia la impresión bajo demanda y el “tiro corto”. Pues bien, hace unos días me llegó el informe que ahora comento y comparto.

Fuente original:

Transformación editorial: una aportación colombiana – Antinomía libro.

Hurtado tiene una visión internacional de la evolución del libro, asiduo de eventos en los Estados Unidos y Latinoamérica, el alto nivel de información que atesora deviene en que sus opiniones deben siempre ser tenidas en cuenta. Fíjense como interpreta los datos del comercio del libro en Estados Unidos:

“Las ventas de libros impresos crecieron un 3,3% en los Estados Unidos en el año 2016, en comparación con el 2015, un hecho alentador que generó múltiples noticias. ¿Dónde se generó la mayoría del crecimiento de esas ventas? En las ventas online, vía Amazon y, en menor medida, en librerías independientes (probablemente también marcadas por la compra online). Sin demeritar el logro de las librerías independientes, se destaca el hecho de generación de la venta online. Esto no tiene que ver con una fatiga digital del consumidor, con el desencanto de las compras en línea, con el atractivo duradero de las librerías físicas, los libros de colorear para adultos, el carácter efímero de la propiedad digital, entre otras curiosas hipótesis”.

Y llama poderosamente la atención en su informe que incorpore en el análisis el “espíritu” del pasado “Congreso Intersectorial de Madrid” celebrado en marzo, de él extrae la conclusión de que es imprescindible la cooperación intergremial para analizar la evolución de los mercados y estructurar nuevos ecosistemas.  Y señala:

“Da gusto constatar cómo desde espacios gremiales y cámaras del libro, se adelantan iniciativas que apuntan a la generación de nuevos escenarios, a repensar la industria a pesar de la dificultad del cambio y a construir nuevos modelos de gestión y desarrollo desde y para la propia industria.”

Creo por tanto imprescindible que el informe se descargue y estudie, voy a resumir en 6 tesis las conclusiones que extraigo del texto, a partir de párrafos del mismo:

Comienza con una cita de “Jorge Volpi” que dice:

¿Por qué cuesta tanto esfuerzo aceptar que lo menos importante de los libros —de esos textos que seguiremos llamando libros— es el envoltorio?

  1. Los medios siguen haciéndonos poner en la palestra del análisis superficial la misma dicotomía papel-digital, tradicional-no tradicional, mortero y ladrillo-online… “apocalípticos-integrados”, pero poco ayudan a mirar más allá, sencillamente porque no saben cómo hacerlo ni se toman el tiempo para lograrlo.
  2. Debemos preguntarnos: ¿cómo se está midiendo la venta de contenido digital?, ¿estas cifras aplican para todo tipo de venta digital o solo la del mercado minorista?, ¿se están incluyendo cabalmente las ventas digitales de subsectores de la edición diferentes a Interés general, que se caracterizan también por el desarrollo de modelos de negocio institucionales?, ¿se está teniendo en cuenta en el Reino Unido el mismo fenómeno que ya se conoce en Estados Unidos de las ventas no reportadas en las grandes plataformas de autoedición?, ¿la estadística sigue estando marcada por resultados de ISBN cuando se sabe que 550 millones de dólares fueron gastados por los consumidores de Estados Unidos en 2016 para e-books sin ISBN, lo que equivale al 24% de las ventas de e-books de Amazon y entre el 15 y el 25% de las ventas de iBooks, Kobo y Nook en este mercado?
  3. El foco de la cuestión no es si acá cayó la venta del libro en papel o si allí decreció la del libro electrónico; todos queremos que sea exactamente al revés, tanto para papel como para electrónico, puesto que son hermanas de la industria que queremos se fortalezca. El punto es entender dónde y cómo podemos encontrar nuevos escenarios de desarrollo de la industria editorial tomando ventaja del amplio espectro de soluciones digitales con las que hoy contamos, entendiendo al público al que nos dirigimos y la forma como mejor debemos hacerlo, implementando modelos innovadores.
  4. Siete años después de la mirada angustiante de Negroponte y de otros que vaticinaban la muerte del libro en papel sigo preguntando: ¿qué porcentaje de editoriales tienen desarrollada y desplegada una estrategia digital que dé horizonte a la proyección de su fondo a 2020 en impreso, digital o el formato que se quiera pensar (audiolibro, impreso bajo demanda, etcétera)?
  5. No hay una estrategia digital válida para toda la industria ni para todas las editoriales. Hay muchos subsectores de la edición,  porque cada uno es diferente, lo que implica de por sí una diferencia notable en los tipos de plataformas y la propia estrategia de distribución digital, porque acá radica la riqueza y complejidad de los nuevos modelos de negocio y los espacios en los que cada quien podrá identificar oportunidades de crecimiento y desarrollo digital.
  6. Las plataformas digitales online, cada vez más diversas, ofrecen un gran soporte a la industria editorial, múltiples funcionalidades y la posibilidad de desarrollar diversos modelos de negocio, siendo cada una de ellas más o menos útiles en función de la estrategia digital del editor. Pero hay que tener cuidado, la tercerización y el diseño del ecosistemas de distribución y comercialización digital puede no ser exactamente igual en función del sector de la edición, texto, general, científico-técnico, universitario, religioso, etc…

Y termina el informe con unas recomendaciones finales sobre transformación editorial :

  • Definir una estrategia digital específica para cada editor.
  • Fortalecer la gestión de metadatos.
  • Abrir un contexto de reflexión y análisis
  • Optimizar los flujos: crear una vez, publicar en todas partes (COPE en inglés: Create Once, Publish Everywhere).
  • Desarrollar el multiformato y la multicanalidad.

En resumen, un documento muy interesante de leer y sobre el que conviene reflexionar. No tiene todas las respuestas, pero si la mayor parte de las preguntas.

Artículos relacionados