¿Qué hay tras el Sant Jordi?

¿Qué hay tras el Sant Jordi?

Bookmark and Share

Gustau Nerín
Foto: Roberto Lázaro | Vídeo: Roberto Lázaro
Barcelona. Sábado, 22 de abril de 2017

¿Cómo llega un libro a los puestos de Sant Jordi? Las semanas antes del Día del Libro y la Rosa son momentos frenéticos en las distribuidoras de libros, las empresas que se encargan de hacer llegar los volúmenes de las imprentas hasta los puntos de venta. El Nacional ha visitado el almacén de Sant Feliu de Llobregat de Les Punxes, uno de los distribuidores históricos de Catalunya. Allí ya está todo a punto para Sant Jordi. Los pedidos ya están servidos y sólo están cerrando, estos días, los lotes de los libros para firmas, los que los autores dedicarán a sus lectores en el día de Sant Jordi.

Fuente original: [VÍDEO]: ¿Qué hay tras el Sant Jordi?.

Muchos libros a repartir por muchos puntos

El principal problema de la distribución de libros es que el número de libros publicados es elevadísimo: cada año se publican más de 675.000 títulos en el Estado español. De muchos de ellos se hacen tiradas cortas, de unos centenares de ejemplares. Y estos libros se venden en muchos puntos de venta. El distribuidor recibe los libros del editor y los guarda en su almacén para ir sirviéndolos a medida que los libreros los van reclamando. En Les Punxes tienen 4.872.040 libros, correspondientes a 64.545 títulos de 130 editoriales diferentes. Algunas semanas reciben más de 100 novedades. De unas pocas venderán muchos ejemplares: hay títulos que han pasado por el almacén de Sant Feliu de los que se han vendido más de 50.000 ejemplares. Hay otros que tienen ventas mínimas: algunos no llegan a una decena de ejemplares vendidos. El problema es que nunca se está seguro de cuántos ejemplares se venderán. Algunos libros que se anuncian como grandes best-sellers acabarán retornando al almacén de la distribuidora tras pasar algunas semanas en las mesas de las librerías. De hecho, en torno al 38% de los volúmenes que salen del almacén retornarán a Les Punxes como devoluciones.

LIBROS-ALMACÉN-SANTO JORDI-ROBERTO LAZARO-01

Todo informatizado

La clave del buen servicio al librero es una informatización sistemática de todos los libros. Los ejemplares están depositados en unas inmensas estanterías, clasificados por su código de barras, en un almacén gigante. Los más vendidos están situados en los pisos inferiores, pero hay publicaciones menos solicitadas que se acumulan en los pisos más altos de las estanterías (hay 8 pisos en cada estante, con capacidad para contener palés). También hay un sótano donde hay ejemplares de los libros menos demandados, en estanterías de una talla más humana. Los pedidos se preparan en grupos de cien. Se introducen los cien pedidos en una única base de datos, que es la que establece en qué posición del almacén se encuentran los libros solicitados. Y saca un único listado clasificado, no por clientes, sino por ubicación del almacén. Varios empleados, unos a pie y los otros con máquinas elevadoras, escogen todos los libros que forman parte de los 100 pedidos que se hacen en bloque. Y cuando tienen los millares de libros comprendidos en estos pedidos, se llevan a una máquina clasificadora. Allí se pasa el código de barras del libro por una máquina y se deposita el ejemplar en una cinta transportadora. La cinta, automáticamente, dejará el libro en la caja de plástico que corresponde a la librería que ha hecho cada uno de los pedidos. Automáticamente, avisa cuando la caja está llena o cuando el pedido está completo. Después, automáticamente, la máquina genera el albarán correspondiente y la etiqueta para el reparto. Incluso hay una cinta distribuidora especial para las novedades de la semana, y eso permite suministrar los nuevos libros a las 400 librerías que solicitan regularmente las novedades.

LIBROS-ALMACÉN-SANTO JORDI-ROBERTO LAZARO-04

Sant Jordi esperanzador

En Les Punxes este Sant Jordi se está recuperando el nivel de ventas del 2009, ya que las ventas cayeron de forma muy fuerte con la crisis (ahora los editores hacen tiradas más ajustadas e intentan reducir los stocks de sobrantes). El mercado del libro, a pesar de todo, está bien vivo. Y pese a la desaparición de algunas editoriales, se constata que han aparecido muchas editoriales nuevas, algunas de las cuales han conseguido ir consolidándose en poco tiempo. En la semana de principio de abril en que se preparaba la campaña de Sant Jordi, salieron de la distribuidora 454.000 ejemplares. Les Punxes es una distribuidora que sirve a todo el Estado, y por lo tanto el impacto del Sant Jordi les llega un poco amortiguado; sin embargo reconocen que para las editoriales catalanas esta fecha es clave en las ventas anuales. Sant Jordi, a pesar de caer en fin de semana, promete tener buenos resultados. Los libros ya están todos a punto, en sus cajas. Ahora sólo hay que esperar el Día del Libro.

Etiquetado con: